Rafael Roa © 2011 – still de vídeo

Hoy he leído reflexiones de otros autores sobre la gran cantidad de imágenes que
se producen en la actualidad debido a la tecnología digital y la facilidad de cualquier
individuo para hacer una captura y compartirla con otros a través de las redes
sociales, por email, o en sitios webs específicos donde las suben, todo esto se
puede hacer desde una gran variedad de dispositivos.
Esta claro que no hace falta tener una cultura visual para capturarla de
forma intuitiva, y quizás esa frescura del desconocimiento del medio pueda
beneficiar al autor porque no se siente presionado por ninguna disciplina.
Dicho esto, ¿A donde se pretende llegar con tan sesudos debates?
Creo que son bastante estériles e incluso pueriles, el tocar la guitarra no
le hace a uno ser concertista, el escribir relatos no nos hace escritores.
La producción de imágenes se ha convertido en una forma de compartir
momentos cotidianos, de comunicarnos con instantáneas que nos sitúan en una
actividad o en un lugar, esto también pasa con la imagen en movimiento.
Hacemos un vídeo a Pepe que tiene un ciego que te pasas en su despedida
de soltero, y lo subimos a Youtube, al día siguiente miles de personas ven a
Pepe en un estado lamentable a 12 horas de su boda, en definitiva sustituimos
la palabra con imágenes. Desde la invención de la fotografía todas nuestras
referencias históricas son con imágenes, Capa en la guerra civil, las fotografías
de Vietnam, Tejero haciendo de traidor golpista, asociamos hechos de nuestra
historia con referencias visuales, es una forma de recordarlos de un plumazo.
Unos seguirán haciendo fotografías que colgaran en salas de exposiciones,
libros, las publicaran en prensa, en la red, otros por el placer de compartir
momentos, de retener instantes de un viaje o de acontecimientos felices.
Que cada uno decida como quiere usar esta herramienta, a veces es mejor besar,
mirar profundamente dentro de unos ojos, vivir el instante antes que intentar
retenerlo para siempre, porque quizás sea mejor vivirlo que atraparlo en una
fotografía.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *