Rafael Roa © 2003 autoretrato

A veces es complejo escribir sobre los sentimientos, son grandes abstracciones,
algunas complejas de definir, es como la luz antes del ocaso que tiene unos
matices difíciles de concretar. No podemos dar con las palabras exactas cuando
ese todo nos invade, los sueños nos atrapan, y los anhelos nos hacen correr
detrás del viento para intentar retenerlo en nuestras manos.
Cerrar y abrir puertas, soñar y despertar, amar y odiar, eso nos llena de
sensaciones, a veces complejas para ser escritas, son como aquellas ideas que
nos confunden cuando nos encontramos ante un papel en blanco, impotentes
e incapaces de escribir algo coherente, mejor callar, disfrutar de un gran silencio,
de la belleza del papel, cerrar los ojos y abandonarse a la locura de no existir.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *