Rafael Roa © 2011/ 2003

Teguh es un joven indonesio al que he fotografiado recientemente, siempre me
pareció un personaje de una película de Wong Kar Wai, esos personajes que
son atractivos y seductores, pero también podría representar a Eros en cualquiera
de sus versiones que conocemos.
Siempre me ha interesado la relación entre Eros y Tánatos, el deseo y la muerte
está muy presente en muchos de mis trabajos, la vida no es más que eso, desear,
luchar para obtener lo que queremos y disfrutar aquello que nos da cada día, y
no tener prisa por poner los títulos de crédito.
Me gusta mi trabajo, crear imágenes que no existen es siempre un reto, siempre
buscando algo que identifique lo que hago, está claro de déspues de tantos
años de trabajo me interesa el claroscuro, y mis fotos, o la mayoría de ellas
tienen ese sello. Lo que me aburre son esos tipos teóricos capaces de justificar
cualquier cosa, veo muchos debates en la red de esa calaña y ya no entro al
trapo, en el fondo me voy haciendo mas práctico y convencer a un imbécil que
habla al dictado de cuatro manuales es una perdida de tiempo. Nadie puede
hablar con conocimiento de causa de algo que no ha experimentado y hay muchos
tipejos así, hablar de dolor, de sensaciones, o de creación es como pedirle a
alguien que ha estado en la retaguardia que te cuente las experiencias de haber
asaltado una trinchera.
Al final no he hablado de Teguh, ni del Tánatos, da igual, hicimos buenas fotos
juntos rodeados de amigos que nos ayudaron, el me dió su mirada y yo puse
la luz, lo definí con un claroscuro.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *