Rafael Roa © 2011

Se acabo el festín, solo los perros chuparan los huesos que quedan antes de que los
restos se pudran, los tiempos de los grandes banquetes pasaron para casi todos, los
de siempre seguirán disfrutando de ellos, de sus putas y de sus efebos de culitos
prietos y pectorales afeitados. Ellos viviran igual en sus poltronas, y en sus
mansiones alejadas de la realidad, este mundo no existe para ellos ni para sus
bastardos, no lo ven, es como si viviesen en otra galaxia y las malas noticias
de los telediarios solos las viésemos el resto, los que estamos fuera de ese
círculo y nos debatimos cada día entre la luz y la oscuridad haciendo equilibrios
para no caer al abismo.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *