Rafael Roa © 1992

Nidia es una muy buena saxofonista, tocaba el saxo tenor y me encantaba
escucharla, actuaba con diferentes formaciones, incluso una sólo compuesta
por mujeres. Era también una buen amiga, compartimos momentos de música
y fotos y disfrutábamos de la compañía de amigos comunes.
La fotografía y el jazz crea vínculos entre la gente, he visto a la misma gente
semana tras semana en los clubs de jazz y sin saber nuestros nombres nos
saludábamos amablemente levantando nuestras copas, el jazz une quizás
porque sea una música generosa, que sale de dentro del instrumentista y se
la ofrece a ese público que la disfruta en pequeños lugares, donde todos los
que allí se congregan van a escuchar esos temas que son siempre únicos
porque cada interprete les da su propio sello.
Hacer un retrato y escuchar jazz en directo establece las mismas relaciones
que entre el fotógrafo y en retratado, el músico y el público, en ambos casos
hay una relación generosa y cómplice que se disfruta a tumba abierta.

Dexter Gordon, otro de los grandes.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *