Rafael Roa © 2007 – A Void Regard

El otro día estuve hablando con un amigo de Barcelona sobre la situación actual
de la fotografía en España y de como ha evolucionado todo el sector, sobre todo
la exhibición y el reconocimiento de nuestros autores.
Lo que esta claro es que hay muchos napoleones, gígolos, abrazafarolas dirigiendo
el cotarro, y eso sólo es culpa nuestra que por nuestra ausencia les hemos facilitado
que con su arribismo treparan como gusanos a dirigir el tráfico.
Algunos llevan tantos años haciéndolo como el dictador que padecimos, y se
dedican a negar la historia, por ejemplo decir que el grupo Afal no existió, y a
marginar a autores que ya han fallecido, o no entran en sus programaciones porque
no forman parte de su historia inventada.
Otros niegan por ejemplo la existencia de la Galería Image de la cual fui co-fundador
con Pepe Puga y Rafa Ramirez y en cual expusieron Cualladó, Humberto Rivas,
Laguillo, Catany, Oriola, Sama o Eva Rubinstein entre muchos otros.
Lo que está claro que es  los que dirigen el trafico no son los más idóneos porque
sólo se dedican a barrer para sus intereses económicos y no por la difusión de
nuestros autores. Han muerto últimamente fotógrafos de la talla de Ricard Terre,
Humberto Rivas, Koldo Chamorro, JR Yuste, Agustín Muñoz, Ontañon entre
otros muchos. Sobre aquellos de fallan el premio nacional de fotografía, es mejor
no hablar, muchas veces lo dan los más tontos del lugar, cuyas referencias culturales
son por ejemplo que Michael Jackson siempre fue blanco.
Este premio debería ser para honrar a una trayectoria y es de justicia que se lo den
a fotógrafos que la tienen y no a sujetos que su mayor modernidad ha sido la de
apropiarse de cuadros clásicos haciendo unos retoques.
Hay muchos fotógrafos que merecen ese premio y no lo tienen, que merecen ese
reconocimiento y que se encuentran en su madurez o a punto de entrar en ella,
algunos en activo y otros retirados, y todos intentando hacer exposiciones de su
obra, y con las dificultades para encontrar los espacios expositivos adecuados
a su importancia dentro de la fotografía española, sólo porque no están de moda
o no son rentables para los burócratas de turno.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *