Rafael Roa © 2000

Nos cruzamos cuando él estaba en la cima de su popularidad en televisión
y era un icono erótico para mucha gente. Este retrato fue para una revista
de moda, él estaba orgulloso de su tatuaje, y yo quería obtener una imagen
que lo representase como el objeto de deseo de los otros, creo que al final
lo conseguí, fue sencillo y fácil, y las placas de Polaroid 55 hicieron el resto.
Muchas veces si se tiene la idea clara es más sencillo obtener lo que se
desea.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *