Rafael Roa © 2006

Ángeles González-Sinde Reig
Nació en Madrid en 1965. Estudió Filología Clásica en la Universidad Complutense 
de Madrid, realizó un máster de Guión Cinematográfico en la Universidad Autónoma
de Madrid y perfeccionó sus estudios de cinematografía en el American Film Institute 
de Los Ángeles. Antes de dedicarse profesionalmente al cine, González-Sinde trabajó
como traductora, promotora de conciertos, redactora de la revista femenina
Cosmopolitan  y en una editorial.
Ha sido la guionista de numerosas series de televisión, como Truhanes o La casa
de los líos, así como de una docena de películas, entre ellas La buena estrella,
de Ricardo Franco (1997), por la que obtuvo su primer premio Goya.
Su debut como directora, y uno de sus trabajos más premiados, fue la película
La suerte dormida (2003), protagonizada por Adriana Ozores. También fue directora
de uno de los cortos de Madrid 11M: Todos íbamos en ese tren (2004).
Su guión más reciente, la comedia de sexo explícito[3] Mentiras y gordas (2009),
protagonizada por actores de gran popularidad gracias a su participación en
teleseries, ha resultado un gran éxito de taquilla.[4]
Desde diciembre de 2006 estaba al frente de la presidencia de la Academia de
las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España (AACCE), cargo en el que
sustituyó a la actriz Mercedes Sampietro. Es hija del cineasta José María
González-Sinde, fundador y primer presidente de la academia, y de Ángeles Reig;
asimismo tiene un hermano (homónimo de su padre) también dedicado al mundo
del cine.
En junio de 2008 dio soporte al Manifiesto por la lengua común.

Fuente Wikipedia


Desde el punto de vista de un ciudadano normal que lee esta pequeña biografía
de nuestra ministra de cultura, se puede hacer este análisis:
Que con una carrera universitaria, un par de masters, redactora de una revista
femenina, unos guiones, otras pelis de directora, cualquiera puede ser
ministro/a de cultura, solo hacen falta estos pequeños requisitos.
Así de fácil, un día te llama el presidente del gobierno y “zas” ministra de
cultura o sea que todos los ciudadanos/as que tengan un CV similar tienen
la posibilidad de que un día les toque el premio de ser ministro/a de cultura.
El talento no se hereda por apellidos, la gente usa los apellidos de los padres
con una cierta notoriedad para abrirse puertas aquí y allá y sortear la selección
natural del conocimiento, por eso nuestra sociedad no ha cambiado nada en
estos aspectos desde la época del imperio español hasta nuestros días y en los
puestos claves muchas veces están los más tontos, los más incapaces, los más
trepas o los que más se han humillado haciendo genuflexiones para conseguir
el puesto.
Esta mañana me he desayunado con la noticia de que nuestra ministra quiere que
por su santa voluntad Alex de la Iglesia no este en la ceremonia de los Goya, esto
me ha sonado a capricho de niña pija a la cual no se quiere comprar un juguete
nuevo, o a pataleta de alguien que cree vivir en una república bananera.
A mi la ley antidescargas me parece otra estupidez con la que esta cayendo, no se
si es una cortina de humo del lumbreras de ZP o otra nueva torpeza de un sujeto
que desde hace mucho tiempo no sabe donde esta la izquierda social de este país.
No vivimos en un país serio y así nos va, y haciendo una comparación cinematográfica
este esperpento en el que vivimos se parece a La Escopeta Nacional del maestro
Berlanga, estamos a un paso de ganar a Belusconi en ridículos espantosos.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *