From the monthly archives: "enero 2011"

Rafael Roa © 1990/2003 reproducción de still de vídeo

No existes, eres la reproducción de un frame de otro tiempo manipulado hasta la
saciedad, tu mirada no es esa, y tu voz como tu rostro están distorsionados, sólo
eres una ilusión creada por la tecnología, pero representas a alguien en la imaginación
de los otros, te ven en la pantalla y quieren saber el final.
Las historias sin final a veces son la mejores, que cada uno ponga el que prefiera,
nos educaron con cuentos llenos de finales felices muy alejados de la vida real,
nada ni nadie es perfecto y nada acaba como debiera, no todo lo justo se realiza,
y el mundo esta gobernado por los verdugos.
El caos se extiende por la ciudades, se manipula a las masas que creen estar
haciendo algo importante, al final las esperanzas se frustraran porque un traidor
de palabras bonitas se montará en el poder para su beneficio, el ciclo se repetirá
de nuevo y habrá más rostros sin vida como el tuyo, pero otros querrán saber el
final de esa nueva historia.

Rafael Roa © 1990 / Pedro del Hierro – Alta Costura

Estamos en menguante, debo ser muy primitivo pero las fases lunares me afectan,
digamos que las lunas nuevas, crecientes y llenas me dan buen rollo, y las
decrecientes me mosquean, tengo comprobado que las buenas noticias se
producen en creciente y llena y en decrecientes se me paraliza un poco la actividad,
como que si cuando decrece fuese el equivalente a un descanso de un partido que
hay que aprovechar de la mejor manera posible para afrontar la segunda parte.
Hoy hace una noche agradable, buena temperatura 1ºC, las calles solitarias y
en silencio sólo interrumpido por el camión de la basura, parece ser que no va a
nevar como algunos tipos predecían, y yo me siento como la luna, en menguante,
con sueño y sin muchas ideas para seguir escribiendo ahora.

 Rafael Roa © 2010

Ayer me crucé con una persona que conozco desde hace más de 30 años que está
jugando esos minutos de la basura del partido, en los cuales ya sabes el resultado
y solo esperas que suceda lo inevitable. Los dos nos hemos desarrollado en paralelo
en el terreno profesional, hemos vistos como cumplíamos ilusiones, y vivíamos
una vida intensa llena de lucha y pasión por lo que amábamos.
A él se le acaba el tiempo, cruzas unas palabras en una esquina, un apretón de manos
y los dos sabemos que quizás esa sea nuestra despedida. Cuando estas cosas pasan
todo lo demás carece de importancia, de repente todo es relativo y no te interesa
si es mejor guardar en raw o en png por poner un ejemplo, o si la Sinde se chupa
un pie después de las comidas.
El tesoro más importante del ser humano es el tiempo y muchas veces no lo
valoramos y otras lo perdemos con idiotas que no lo merecen, o preocupándonos
de cosas que son solamente banales o estúpidas, por eso es mejor intentar gozar
plenamente de cada segundo y evitar cruzarnos con aquellos que nos hagan
perder nuestro tesoro más valioso.

– Dame tu tiempo esta noche
– Lo único que no puedo darte es mi tiempo

Rafael Roa © 2006

Ángeles González-Sinde Reig
Nació en Madrid en 1965. Estudió Filología Clásica en la Universidad Complutense 
de Madrid, realizó un máster de Guión Cinematográfico en la Universidad Autónoma
de Madrid y perfeccionó sus estudios de cinematografía en el American Film Institute 
de Los Ángeles. Antes de dedicarse profesionalmente al cine, González-Sinde trabajó
como traductora, promotora de conciertos, redactora de la revista femenina
Cosmopolitan  y en una editorial.
Ha sido la guionista de numerosas series de televisión, como Truhanes o La casa
de los líos, así como de una docena de películas, entre ellas La buena estrella,
de Ricardo Franco (1997), por la que obtuvo su primer premio Goya.
Su debut como directora, y uno de sus trabajos más premiados, fue la película
La suerte dormida (2003), protagonizada por Adriana Ozores. También fue directora
de uno de los cortos de Madrid 11M: Todos íbamos en ese tren (2004).
Su guión más reciente, la comedia de sexo explícito[3] Mentiras y gordas (2009),
protagonizada por actores de gran popularidad gracias a su participación en
teleseries, ha resultado un gran éxito de taquilla.[4]
Desde diciembre de 2006 estaba al frente de la presidencia de la Academia de
las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España (AACCE), cargo en el que
sustituyó a la actriz Mercedes Sampietro. Es hija del cineasta José María
González-Sinde, fundador y primer presidente de la academia, y de Ángeles Reig;
asimismo tiene un hermano (homónimo de su padre) también dedicado al mundo
del cine.
En junio de 2008 dio soporte al Manifiesto por la lengua común.

Fuente Wikipedia


Desde el punto de vista de un ciudadano normal que lee esta pequeña biografía
de nuestra ministra de cultura, se puede hacer este análisis:
Que con una carrera universitaria, un par de masters, redactora de una revista
femenina, unos guiones, otras pelis de directora, cualquiera puede ser
ministro/a de cultura, solo hacen falta estos pequeños requisitos.
Así de fácil, un día te llama el presidente del gobierno y “zas” ministra de
cultura o sea que todos los ciudadanos/as que tengan un CV similar tienen
la posibilidad de que un día les toque el premio de ser ministro/a de cultura.
El talento no se hereda por apellidos, la gente usa los apellidos de los padres
con una cierta notoriedad para abrirse puertas aquí y allá y sortear la selección
natural del conocimiento, por eso nuestra sociedad no ha cambiado nada en
estos aspectos desde la época del imperio español hasta nuestros días y en los
puestos claves muchas veces están los más tontos, los más incapaces, los más
trepas o los que más se han humillado haciendo genuflexiones para conseguir
el puesto.
Esta mañana me he desayunado con la noticia de que nuestra ministra quiere que
por su santa voluntad Alex de la Iglesia no este en la ceremonia de los Goya, esto
me ha sonado a capricho de niña pija a la cual no se quiere comprar un juguete
nuevo, o a pataleta de alguien que cree vivir en una república bananera.
A mi la ley antidescargas me parece otra estupidez con la que esta cayendo, no se
si es una cortina de humo del lumbreras de ZP o otra nueva torpeza de un sujeto
que desde hace mucho tiempo no sabe donde esta la izquierda social de este país.
No vivimos en un país serio y así nos va, y haciendo una comparación cinematográfica
este esperpento en el que vivimos se parece a La Escopeta Nacional del maestro
Berlanga, estamos a un paso de ganar a Belusconi en ridículos espantosos.

Rafael Roa © 2004 / Cristina Aparici

A veces nos encontramos con miradas que se sorprenden, que no creen lo que
están viendo, o que buscaban otra cosa diferente a lo que ven. Siempre la mirada
o la ausencia de esta es un factor importante en un retrato, los ojos nos hablan,
muchas veces nos traicionan y dicen lo que nosotros callamos.
Te miro y sabes los que quiero decir, miro tus expresiones y sé como te sientes,
me cuentan lo que deseas y esperas de mí, nunca dejes de hablarme con tus ojos,
me gusta sumergirme en su color intenso para averiguar todos los matices de
una conversación sin palabras.