Rafael Roa © 1980

Vamos construyendo una historia sobre otra, eliminando restos y conservando los
que no hemos destruido todavía, siempre me ha interesado de una manera quizás
obsesiva la idea de los restos de los otros, que son el recuerdo de un naufragio,
testigos de un tiempo que pasó. Son como un recordatorio de aquellos que
estuvieron antes que nosotros, las bases de las civilizaciones actuales que
dicen otros, en el fondo son solo restos de aquellos que nos precedieron,
gigantes de piedra que fueron iconos del poder en su tiempo se quedan como un
incompleto rompecabezas a nuestra vista, grandes estatuas que representaban el
poder y eran temidas y admiradas, columnas con bellos capiteles, emperadores a
caballo, dioses, templos y circos, lugares de vida y muerte solo son huellas de una
barbarie anterior a la nuestra.

Rafael Roa © 1980

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *