Rafael Roa © 1987

Yo estaba empezando mi carrera y ella no era todavía una “Chica Almodóvar” y
aunque la he fotografiado más veces posteriormente, a este retrato le tengo un
especial cariño, quizás porque no es muy conocido y solo se publicó en una
revista cultureta de la época.
Me gusta su mirada intensa y directa y la atmósfera relajada que tuvimos en
la sesión, era una mujer asequible entonces y muy amable con un fotógrafo
novel como yo entonces, creo que fue mi primer o segundo trabajo de retrato
editorial y desde entonces buscaba miradas intensas. En aquel tiempo hacía
encuadres en los que situaba al sujeto debajo de mi cámara, me interesaba ese
punto de vista dominante sobre el personaje.
Años más tarde nos hemos cruzado en diversas ocasiones, la última para una
revista de moda cuando ella estaba en la cúspide de su carrera y yo ya era un
fotógrafo respetado, siempre nuestras sesiones fueron muy agradables, pero yo
me quedo con esta mirada directa e intensa que me dio en una tarde de verano.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *