Rafael Roa © 1992

Hay trabajos de moda con los que uno se siente más identificado que con otros,
y para mí éste es uno de ellos. Fue un catálogo para Toypes en el 92, decidimos
usar una estética similar al cine negro de los 40 y usamos como localizaciones,
la papelería Pérez-Vallejo en la Gran Vía, hoy parte de un hotel y Chicote.
La modelo era muy bella con unos ojos impresionantes y labios sensuales, podía
meterse en la piel de una secretaría de aquella época, vestirse de detective o
aparecer con una gabardina fumando un cigarro y esperando a un hombre
tomando un Dry Martini. Me gustaba mucho éste tipo de trabajos porque se
planificaba como un corto, escena por escena con dibujos previos y un pequeño
guión que diese una estructura narrativa a toda la historia.
Al final tenía que interpretar, mirar, sentir, y la luz asemejarse a la iluminación
de un tiempo que ya pasó, para crear ese punto de magia que nos haga recordar
otra época y olvidarnos de que sólo estamos viendo unas fotos de moda.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *