From the monthly archives: "diciembre 2010"

Rafael Roa © 1992

Cuando este post se publique nos quedaran 24 horas para el que año acabe y estemos
de nuevo levantando nuestras copas, a ser posible de champagne francés que me
sienta mejor que el cava, para dar la bienvenida al nuevo año, y este rito se habrá
repetido de manera sistemática de Este a Oeste, todos brindarán, cantarán y se
besarán repitiendo el instante como cada año.
Otros estarán en sus puestos de trabajo, o lo pasarán en soledad, algunos morirán y
otros nacerán, y al final en todas las grandes ciudades se acumularan las basuras
que son los restos del naufragio de la celebración.
Repetimos los ritos sin prácticamente ninguna modificación sobre el año anterior,
por unos instantes muchos olvidarán sus problemas y otros desearán con anhelo que
sus deseos se cumplan lo antes posible con la llegada del nuevo año, es como si de
una forma automática muchos quisieran borrar el pasado y echarse en los brazos
de ese nuevo amante que se llama futuro.
Por eso que cada palo aguante su vela y que cada uno haga éste tránsito como
le dé la real gana o pueda.

Rafael Roa © 1980

Aquel escaparate de la calle Almirante me hacia soñar, siempre me pareció que
tenía algo mágico, también era una forma moderna y creativa de hacer que te
parases frente a él. Eran tiempos difíciles, los primeros años de una democracia
débil después de una noche larga llena de muertes e e injusticias, pero eran
tiempos de esperanza para poder soñar el un futuro diferente.
Han pasado 30 años desde que hice ésta fotografía y hay mucha decepción
colectiva y personal, por aquel futuro que soñábamos y que no hemos
conseguido.
La frase del ex- alcalde Pacheco “La justicia es un cachondeo” y por la
cual fue procesado es una frase irrefutable en la España de hoy, sujetos con
una estética similar a Tony Soprano, Luciano o Al Capone confunden el
termino prescripción con el de absolución y bajo esas gafas oscuras siguen
acarreando cargamentos de alcohol para sus locales de Chicago.
¿Y quién investiga al juez que provoca con su instrucción lenta esa prescripción?
Otros utilizan información privilegiada y se sacan 1, 8 millones de €
by the face” que diría un castizo, y sus delitos prescriben por otro juez a
la carta. Se han roto muchos sueños en estos años, el de tener un país
decente, donde la justicia funcione y persiga a los corruptos, un país donde
el talento y el trabajo estuviesen por encima del enchufismo, la mediocridad
y la trampa, y aquel escaparate que me hizo soñar dejó de existir dando
paso a un lamentable estado de cosas, de personas, de falta de esperanza,
cuando todo esto falta lo mejor es hacer mutis por el foro.

Rafael Roa © 1987

Yo estaba empezando mi carrera y ella no era todavía una “Chica Almodóvar” y
aunque la he fotografiado más veces posteriormente, a este retrato le tengo un
especial cariño, quizás porque no es muy conocido y solo se publicó en una
revista cultureta de la época.
Me gusta su mirada intensa y directa y la atmósfera relajada que tuvimos en
la sesión, era una mujer asequible entonces y muy amable con un fotógrafo
novel como yo entonces, creo que fue mi primer o segundo trabajo de retrato
editorial y desde entonces buscaba miradas intensas. En aquel tiempo hacía
encuadres en los que situaba al sujeto debajo de mi cámara, me interesaba ese
punto de vista dominante sobre el personaje.
Años más tarde nos hemos cruzado en diversas ocasiones, la última para una
revista de moda cuando ella estaba en la cúspide de su carrera y yo ya era un
fotógrafo respetado, siempre nuestras sesiones fueron muy agradables, pero yo
me quedo con esta mirada directa e intensa que me dio en una tarde de verano.

Rafael Roa © 2007 / A Void Regard

El deseo es como un gran banquete, es la posesión de lo prohibido de lo ajeno,
fagocitar al otro es tenerlo para siempre, un acto caníbal, atávico, ancestral.
Soñamos con la posesión de quien deseamos, el dominio, alcanzar el momento
sublime cuando ante nuestros ojos se produce aquello que queremos, que
deseamos con una intensidad incluso enfermiza, y ocurre fugazmente ante
nosotros, quisiéramos ralentizar el tiempo pero todo sucede casi sin dejarnos
percibir los detalles del festín del deseo, siendo el invitado exclusivo que chupará
la carne antes de poseerla, la lamerá con una voracidad sin límites, y todo sucede
rápido, se acaba, cumplimos nuestros sueños, otros quizás cumplan su venganza.

Rafael Roa © 2007 / A Void Regard

Los amantes se entregan, se funden, gimen y cierran los ojos, materializan su
banquete en un acto en el que se muere un poco, el tiempo pasa y no se detiene,
el recuerdo es difícil de atrapar incluso cuando se ama, más fácil de olvidar
cuando sólo es un acto caníbal, todo se acaba y el plato está vacío de nuevo,
y el hambre volverá a despertar muy pronto.

Rafael Roa © 2003

Fue una sesión de moda de producción propia que hice con la intención de
venderla a algún suplemento dominical, y que no compró nadie, ésta es una
de las fotografías. Hablé con las modelos y les dije que se abandonasen, que
se dejasen llevar por la idea, que quería algo que pareciese real, y la verdad
es que pareció muy real, hubo un silencio sepulcral en todo el equipo
que solo era interrumpido por el sonido de la cámara y el destello del flash.
Hice unas 20 tomas aproximadamente siguiendo la evolución de como se
acercaban sutilmente sus labios, rozándose con una levedad intensa y
donde la tensión subía rápidamente y convertía esa fantasía de moda en
algo intenso y donde el deseo se hacía presente.
Cuando acabé de disparar, se cruzaron unas miradas pudorosas entre ellas
y todo el equipo respiró a pleno pulmón.
He hecho una fotografía de un beso en una demostración de mi trabajo de
retrato en Fotoventas, con un modelo y una mujer del público, el resultado
fue aún más real todavía, fotografiar deseos que surgen espontáneamente
entre dos personas que no se conocen es algo que me interesa, empieza
como una actuación pero siempre hay un momento de deseo verdadero,
que si se atrapa en una fotografía se convierte en un testimonio de algo real.