Rafael Roa ©1982

Esta fue mi primera serie fotográfica, planteada como un concepto de la exploración
de los mundos que se crean en los reflejos, lo real y lo reflejado confluyen y forman
un mundo nuevo. En esta ocasión mi silueta forma parte de la escena y se confunde
con la nueva imagen formada por el reflejo.
Quizás siempre nos movemos en esos mundos, en lo que somos y el reflejo de lo
que somos, y siempre se forma una imagen ambivalente de nosotros mismos, o
también la dualidad intrínseca del ser humano sea la que haga ese discurso de
forma natural. Al final los reflejos y la mezcla del mundo real se asemejan,
a la busqueda del deseo o al sueño de nuestro mundo perfecto.
Me gusta esa dualidad y la mezcla de lo real e imaginario, puede ser porque
el mundo real sea a veces tan duro, mediocre y sórdido que sería
insoportable no soñar con algo mejor o buscar nuestra Ítaca individual.

Extracto del poema Ítaca de Kostántinos Kaváfis

Mas no hagas con prisas tu camino;
mejor será que dure muchos años,
y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla,
rico de cuanto habrás ganado en el camino.
No has de esperar que Ítaca te enriquezca:
Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje.
Sin ellas, jamás habrías partido;
mas no tiene otra cosa que ofrecerte.
Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.
Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,
sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.
Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *