Rafael Roa ©

Fue en Sevilla, en el patio de La Carbonería sobre un fondo blanco fotografíe a
esta reina del flamenco a finales de los 90, con esta camisa que marcaba mucho
más su fuerza y personalidad, y esa mirada profunda que salía de esos ojos
pequeños llenos de determinación. De Fernanda tengo un gran recuerdo de haber
compartido una agradable comida y una sesión de fotos entrañable, en la que
me regaló grandes fotos, espontáneas y sinceras. Fernanda nos dejó en 2006
pero en el recuerdo de muchos aficionados al flamenco permanecerá como
una de las mejores solearera de todos los tiempos, a mi me quedan a parte de
su arte, el recuerdo de una día en Sevilla y las fotografías que hicimos juntos.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *