Rafael Roa © 1988

Esta mañana he tenido una conversación interesante con Thomas Proffe, un fotógrafo
y vídeo creador alemán amigo mío y a esta conversación se ha añadido Rosa Mesa 
que hoy participaba con una performance en el Festival Acción Mad 10.
Primero Thomas y yo hemos hablado de su soledad berlinesa, de como la
incomunicación se ha instalado en aquella sociedad en la cual cuando saludas a
un vecino se extraña, y te mira como si fueses un marciano.
Que un alemán tengo estos sentimientos en su propio país es muy duro de aceptar.
Hacía 5 años que nos veíamos y hemos hablado de los sentimientos de derrota
que nos invaden y de la falta de esperanza en el futuro, de la derrota de los
movimientos sociales y el sometimiento de los gobiernos a los poderes del
gran capital especulador que con fuegos de artificio hace trizas la economía
real de los países.
Lo más grave es el sometimiento de las masas, la falta de rebelión,  la aceptación
y sumisión a todos aquellos poderes que durante generaciones nos han
parecido injustos. Quizás no estaría de más releer El Desprecio de las Masas
de Peter Sloterdijk para profundizar en un análisis de la derrota del estado del
bienestar.
En Asía las relaciones laborales en los países económicamente emergentes son casi
feudales “de siervos a Amo”, en el caso de China esto es más que evidente, pero en
la vieja Europa, donde las revoluciones sociales en los siglos anteriores supusieron
las conquistas sociales más avanzadas que hemos podido disfrutar, estamos con los
señores de la especulación que han puesto de rodillas a los estados y ahora quieren
la abolición de los derechos conquistados y el establecimiento del siervo-consumista
que alimente el sistema.
Nos han dado piedras de colores como hicimos con los indígenas en la conquista
de America, y nos hemos tragado el anzuelo, ahora solo nos preocupa que no nos
las arrebaten, y para eso hemos perdido nuestra capacidad de rebelarnos contra
lo injusto.
Hay que dar el primer paso hacia adelante….


Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *