Rafael Roa©2006, fotograma de Ikar

Los chinos inventaron la pólvora en el siglo IX de nuestra era, la fotografía se
inventó en el siglo XIX, y la estupidez debió surgir al comienzo de los tiempos
y sigue desarrollandose a pasos agigantados en nuestro mundo civilizado.
Las formas de ver en fotografía son personales aunque en la era de la
información suele ocurrir que muchos mediocres se inspiran o interpretan
el trabajo de los otros, eso es inevitable pero como dice aquella frase:
“ Se puede engañar a muchos durante mucho tiempo pero no a todos
 durante todo el tiempo”.
Nadie tiene el monopolio de la verdad, y afortunadamente no hay un monopolio
cultural o de transmisión de ideas o del conocimiento, por mucho que a algunos
les gustase que fuese así para manejar sus intereses, el mercado trata de
dominarlo todo, pero siempre hay huecos por donde transmitir otras ideas y
otras formas de crear.
Nos desarrollamos en la diversidad del pensamiento, de los gustos,
del conocimiento o del arte, a algunos les gusta el cine de aventuras
y a otros el cine de autor, cada individuo busca lo que desea para su
desarrollo y cada fotógrafo selecciona aquello que quiere
mostrar con su cámara, y siente la necesidad de compartir su mirada
como una forma de expresión de su ser.
Cualquier individuo libre se posiciona frente a cualquier tipo de poder,
ya sea político, cultural, económico o de cualquier otro signo, aunque
siempre hay individuos que se dejan llevar por su egoísmo y mediocridad
y quieren ser los portadores de la única ventana o del único micrófono
para transmitir su único discurso, estos son los que utilizan la difamación
como arma arrojadiza frente a aquellos que se limitan a defender el valor
de un trabajo bien hecho, y ya sabemos que la difamación y la mentira
corren como la pólvora.

Ikar – Rafael Roa©2006 – Capítulo 4

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *