From the monthly archives: "septiembre 2010"

Rafael Roa © 1976

“Todo el mal que puede desplegarse en el mundo se esconde en un nido de traidores”
Esta frase de Petrarca es un resumen del viaje de todos estos años, desde el final de
la dictadura hasta hoy, por lo menos para mi.
Me tomaba un café caliente mientras oía la televisión y el sonido de fondo eran las
primeras preguntas de control al gobierno, no suelo torturarme con estos sonidos
medio ambientales, porque han sido un ejemplo de estupidez profunda de preguntas y
respuestas, y cuando alguien se equivocaba con una pregunta mínimamente
inteligente, no se respondía.
No me gustan las huelgas a la carta, el problema se suscitó antes del verano,
las reformas sociales que afectan a la gran mayoría de la población solo sirven para
aplacar a los especuladores que crearon la crisis y que cuadren sus cuentas, así es el
juego del Monopoly, antes del verano se debió haber hecho esta huelga, antes de
la aprobación de esas leyes.
Uno no se revela contra la injusticia y el atropello a la carta, no se va de vacaciones,
se broncea y vuelve con las pilas cargadas para montar un espectáculo y salvar su
cuota de poder o representación, los sindicatos son tan responsables de la perdida
de conciencia de la ciudadanía como los políticos sin ética que mercadean con pactos
para la aprobación de sus leyes, o siguen saliendo en conferencias de prensa
postulándose como candidatos cuando están procesados por corrupción, todos son
responsables de la situación de declive moral de la ciudadanía, y todos hablan con
medias verdades, con parches para mantener su papel en la obra de teatro.

Rafael Roa © 1987 – portada del catalogo colección otoño- invierno 1988

Conocí a Pedro en el Otoño del 87. enseguida me encargo una sesión
de retratos y posteriormente mis primeras fotos de moda con Marisa 
Teigell que formaron parte de su catálogo de su colección otoño – invierno
del 88. Éste fue el primer retrato que hicimos juntos y que fue la portada de
ese catálogo.
Recuerdo la primera vez que llegue a su taller y vi la placa dorada de la puerta
que decía ” Pedro del Hierro – Costura”, él siempre ha sido un maestro de la
alta costura y tuve el placer de fotografiar algunas de aquellas piezas únicas
que eran el deseo de mujeres ricas que acudian a su estudio para pruebas de
modelos únicos hechos a medida.
El trabajo de Pedro siempre a tenido ese toque personal de su talento, no solo
en la alta costura sino también en el “prêt a porter”, es un grande de la moda
española y su talento y prestigio es incuestionable.

Rafael Roa © 1987 – contraportada del catalogo colección otoño- invierno 1988

Durante estos más de 20 años hemos tenido idas y venidas en cuanto a nuestra
colaboración profesional, encuentros y discrepancias que han enriquecido nuestra
relación profesional y de amistad porque siempre hemos manifestado con franqueza
nuestras opiniones, que es la mejor forma de trabajar y colaborar con alguien o de
relacionarse en el plano de la amistad.
La última vez que fotografíe una colección suya fue la del verano del 97, y lo retraté en
un especial de la moda española que hice para el ELLE creo que finales de la pasada
década, pero seguimos manteniendo esa relación de amistad que hemos creado en
estos años y compartiendo acuerdos y discrepancias en nuestras opiniones.

Rafael Roa © 1997 – Pedro del Hierro


Rafael Roa © 2007

Me pidieron una foto con una cierta transgresión de este joven gran actor, les conté
la idea y me dijeron de adelante, que les gustaba. Cuando estaba a mitad de la sesión
me llamaron por teléfono para decirme que hiciese una versión más light, en ese
momento supe que no publicarían mi idea sino la segunda opción que iba a hacer.
Este retrato no se publicó, solo en el sumario de la revista a tamaño muy pequeño
eso da igual, ellos se equivocaron, primero aceptaron la idea y luego escogieron
la opción mucho más suave, pero la sesión fue muy divertida.
Ballesta estuvo muy bien, metido en el papel de broker pasota, en un estrecho
retrete de unos céntricos billares, se reía cuando veía las fotos en la pantalla de
la cámara, hicimos dos versiones de esta foto y me ha costado hoy decidirme
por una y he elegido ésta, la otra cambia muy poco, pero su mirada es diferente,
desafiante y fresca.

Rafael Roa ©1999

Las había fotografiado por primera vez en el 94 para el ELLE, siempre me parecieron
unas mujeres espectaculares de mirada directa y potente, esas miradas que te
atraviesan incluso cuando te proteges con la cámara, porque mirar a través de la
cámara pone una cierta distancia aunque estés haciendo un retrato, es el catalizador
que produce que algo pase al otro lado y se guarde para siempre en una imagen.
Fue un día largo, la típica sesión de moda, varios cambios de ropa, entrevista
incluida, mucho color, fondo blanco y todo lo artificial que es una sesión de moda,
al final como siempre mi propuesta, “vamos a hacer un retrato más intimo,
solo para nosotros”, y todo cambia, ni hay ropa sexy, ni maquillador retocando,
ni estilista vigilando, dos miradas y un disparo, una sola placa.

Rafael Roa © 2001 – Lila Downs

Mi amiga Mercedes Goiz trajo a mi estudio a Lila Downs para una sesión
de fotos, cuando la vi llegar pensé que estaba frente al doble de Frida Kahlo
pero mucho más guapa y con una mirada intensa.
La había oido actuar la noche anterior, una voz poderosa, arropada por
excelentes músicos, desde aquella noche me sentí seducido por su voz y
al día siguiente por su mirada.
No siempre es fácil plasmar la personalidad de la persona que esta al otro
lado de la cámara, siempre existe esa pequeña lucha por establecer una
relación que haga posible que el modelo te dé una mirada de verdad,
o un gesto que la defina, algo que te haga sentir que la fotografía es
parte de esa relación y que hay algo que de verdad te han dado, eso
te hace sentir lleno de plenitud cuando sucede.