Rafael Roa©1998

Llegamos a la suite de ese hotel donde hacíamos muchas fotos, ya era difícil inventarse localizaciones nuevas, y allí estaba este hombre, alto y cuidadosamente arreglado con una camisa blanca. Después de los saludos iniciales, recuerdo que estaba en esa sesión hasta la subdirectora de la revista babeando por estar tan cerca de un tipo tan atractivo, me acerque a él y le dije:
“Quiero hacer algo diferente, no me gusta este sitio y quiero una imagen provocadora, vamos al baño, quitate la camisa y me miras con una cierta dureza y te tocas el paquete”.
“Estupendo” – me contesto: Pero si te parece voy a meter la otra mano en el bolsillo también, así parecerá que me lo toco a dos manos”
La idea me pareció genial, hicimos esta foto y después el siguiente retrato de blanco y negro para mi colección, nos saludamos y me largué, la sesión no duró mas de 20 minutos y un par de rollos de 120.

Rafael Roa©1998

Tagged with →  
Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *