RafaelRoa©2000

Hace años pedí a amigos que se besasen delante de mi cámara.
Yo estaba allí pero no estaba, esa era la forma de hacer que ellos sintiesen
mi ausencia, y a la vez que yo tomase las fotos, ponía la luz y les invitaba
a besarse, les pedía que se abandonasen y se dejasen llevar por sus deseos
y sensaciones.
Me interesan los besos que demuestran pasión, deseo por el otro, esos que son
irrefrenables, aquellos que auguran que las pasiones se van a desatar hasta sus
últimas consecuencias, los besos que poseen los labios del otro, que hablan
mucho sin palabras, que comunican todo sin decir nada.
Creo que consegui mi próposito de que me obsequiasen como el voyeur de
sus deseos, de sus besos y de sus pasiones, y es que no hay nada
más bello en la vida que el sentir una pasión que parece infinita.

 RafaelRoa©2000

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *