Rafael Roa © 2015

Rafael Roa © 2015

El vértigo de los hechos muestran las injusticias diarias que suceden en el planeta, se reflejan en una gran cantidad de imágenes que golpean nuestros ojos sin ningún efecto secundario. Mi frase “sólo existes cuando te veo” se puede aplicar a la capacidad que tenemos para marginar de nuestro cerebro todo aquello que no nos hace apacible el día. Nos refugiamos del horror en nuestro fanal particular para mantener nuestro estatus de felicidad personal. No vemos las tragedias cotidianas que están a la puerta de nuestras casas y nos rasgamos las vestiduras por las que suceden en lugares lejanos y exóticos. Seguro que el breve algunas estrellas del pop organizaran un gran concierto benéfico. La miseria nos puede alcanzar en cualquier momento por la avaricia inmensa de la banca a la que sirven fielmente como botones educados nuestros representantes políticos.

¿Se han detenido los deshaucios? 

Para nada, se siguen sucediendo como asesinatos silenciosos al amanecer. La memoria colectiva se parece cada día más a la de los peces, sólo recordamos los últimos titulares que el poder mediático quieres servirnos a la carta cada día. El terremoto de Nepal oculta los lo más reciente de la mierda local. Todo sigue igual, y la fotografía es un producto manipulable por las grandes agencias y los grandes medios de comunicación igualmente que ocurre con el mercado del arte. Todo se convierte en un gran túnel sin salida y sin ninguna capacidad de retorno o de modificar el recorrido.

Rafael Roa © 2014 De la serie Dead Skin

Rafael Roa © 2014
De la serie Dead Skin

La piel como refugio de la crueldad injusta que se practica durante siglos contra los más débiles. La piel y las caricias como huida de una realidad colectiva que provoca asco y nauseas continuas. Como ha dicho Juan Goytisolo en su discurso del Premio CervantesEs empresa de los caballeros andantes, decía don Quijote, “deshacer tuertos y socorrer y acudir a los miserables” e imagino al hidalgo manchego montado a lomos de Rocinante acometiendo lanza en ristre contra los esbirros de la Santa Hermandad que proceden al desalojo de los desahuciados, contra los corruptos de la ingeniería financiera o, a Estrecho traviesa, al pie de las verjas de Ceuta y Melilla que él toma por encantados castillos con puentes levadizos y torres almenadas socorriendo a unos inmigrantes cuyo único crimen es su instinto de vida y el ansia de libertad. 

Una radiografía del país certera en unas cuantas lineas. La fotografía siempre ha reflejado las injusticias y lo sigue haciendo aunque no mueva ni agite ninguna conciencia. Los torpes, incompetentes y arribistas ocupan los puestos claves, ya sea en las altas esferas como en las capas medias o bajas de la organización social. El pensamiento crítico está queriendo ser enterrado a base de difamaciones. Eso hacen los mediocres, los incompetentes que ocupan esos puestos intermedios con boinas de cabo furriel para dirigir el tráfico. Lo que les importa es vender sus productos aunque sean una mierda y que las gentes se actúen como autómatas sumisos.

Siempre el poder ha machacado al pensamiento y al arte, el criminal Stalin se cepilló a todo el Constructivismo para apoyar a los voceros que le elogiaban a la fuerza. El siglo XX ha tenido una gran colección de criminales en la vieja Europa y es difícil establecer quien ocupa el número 1 en el ranking, aunque Hitler y Stalin compiteron por la primera posición. El desnudo como muestra de las formas del cuerpo, buscando la belleza natural que se  oculta entre las luces y las sombras, o el desnudo como metáfora y herramienta de transgresión para intentar provocar alguna inquieta reflexión donde la mayoría solo ven esa pornografía que para muchos representa un desnudo. Y queda la piel como refugio de la soledad inmensa y silenciosa que nos invade, y esa misma piel que amamos se transforma como la nuestra camino de la muerte, se llena de huellas y cicatrices de los recuerdos que se incrustan en ella. Y la miramos en la soledad de la noche y con la luz violeta del ocaso mientras el aire limpia la atmósfera de la habitación. La piel se va muriendo lentamente y nosotros con ella.

Rafael Roa © 2014 De la serie Dead Skin

Rafael Roa © 2014
De la serie Dead Skin

Anna Orlowska © de la serie Leakage

Anna Orlowska © de la serie Leakage

Anna Orlowska (1986, Opole, Polonia) es una artista emergente que expone sus obras de su serie Leakage en la galería Panoptikon de Estocolmo hasta el 25 de abril. Una serie interesante llena de sugerencias y metáforas que se adentran en su mundo onírico.

Anna Orlowska © de la serie Leakage

Anna Orlowska © de la serie Leakage

Anna Orlowska © de la serie Leakage

Anna Orlowska © de la serie Leakage

Anna Orlowska © de la serie Leakage

Anna Orlowska © de la serie Leakage

Rafael Roa © 2015 Defeated

Rafael Roa © 2015
Defeated

La fotografía es la herramienta que utilizo para expresarme, mis ideas, sueños y sensaciones se reflejan en ellas y ahora después de tantos años es cuando controlo lo que quiero decir. Recuerdo mis inicios, salía por Madrid con mi Asahi Pentax, fue mi segunda cámara, buscando curiosamente cualquier cosa o situación que me llamase la atención. No había discurso, ni conocimientos estéticos y técnicos por mi parte, aprendía a base de errores. De esta forma han ido pasando los años, cada vez con más conocimientos y perfeccionando mi forma de trabajo. El viaje ha sido intenso hasta aquí, lo he vivido plenamente y lo sigo haciendo. Ahora no tengo objetivos inmediatos, sólo disfrutar de lo que hago cada día. Lo único que me agobia es todo lo que me queda por aprender. La fotografía tiene una relación directa con el tiempo en el cual vivimos, refleja el pasado inmediato que se convierte en un recuerdo, un documento de una época o una definición personal del propio fotógrafo.

Vivimos tiempos convulsos, siempre lo fueron y las brutalidades criminales que los seres humanos ejecutan se repiten siglo tras siglo y generación tras generación. Nos encontramos frente a una nueva ofensiva para el exterminio del pensamiento crítico y hacia la implantación de una obediencia sumisa propia de autómatas. La cultura dirigida como una actividad de ocio más y la masificación de los productos de consumo seudo-artísticos como adquisiciones decorativas carentes de ningún discurso reivindicativo. Las redes sociales que comparten millones de imágenes al día en un acto masivo de adicción a esa nueva moda del postureo sea donde sea. Visibilidad, marca, perfiles, seguidores e influencia son las nuevas consignas que el sistema usa para que el dios del mercado reine sobre el planeta.

¿Qué pasa con las víctimas, los asesinados en África, los envenenados por plagas industriales, la muerte programada de personas o la exclusión social? ¿Sirven de algo las imágenes de esos horrores?

Para nada, las asumimos con la naturalidad de cualquier acto cotidiano. Las imágenes debido a la saturación en su visibilidad carecen de cualquier impacto que produzca una reacción social en cadena o sirvan para concienciar a la población. Cada palo aguanta su vela y todo sirve para anular a un competidor en un trabajo, incluso la difamación. Los surrealistas apoyaron a una anarquista de su tiempo, Germaine Berton en una acción violenta contra un ultraderechista de aquella época, querían cambiar el mundo o por lo menos tenían la intención teórica de hacerlo. Ahora todo se maneja en códigos que a mi me interesan muy poco, por eso dedicaré mi tiempo a intentar ser coherente con los planteamientos que me han traído hasta hoy.

1924, Apoyo de los surrealistas a Germaine Berton

1924, Apoyo de los surrealistas a Germaine Berton

Sebastiao Salgado @  14 Bienal Fotografía de Córdoba

Sebastiao Salgado @
14 Bienal Fotografía de Córdoba

La Bienal de Fotografía de Córdoba celebra su XIV edición. Muy alejado de aquella edición de 1991 en la cual participé en una exposición titulada “I love you Polaroid” y que fue comisariada por Antonio Molinero y Valentín Sama si la memoria no me traiciona. Gervasio Sánchez, Sebastiao Salgado, Kimsooja, Polaroid Gigante del CAF, Fotografía del XIX de la colección Fernández Rivero y Dionisio González forman la sección oficial del  festival bajo la coordinación general de José Maria Casas. Pepe Gálvez, que es una pieza fundamental en la fotografía cordobesa, y que ha dirigido en muchas ediciones la bienal, coordina esta vez las actividades complementarias. Una de ellas ha consistido en una visionado de portfolios por diversos fotógrafos que pasamos por Córdoba, la actividad se llama “Un fotógrafo en su mesa”.

La Bienal se complementa con una sección paralela y una libre y de todo esto podéis obtener información en su web. Una programación que refleja con una variedad las diferentes corrientes de la fotografía y de las artes visuales. Hace más de treinta años era una aventura montar eventos de este tipo. AFOCO ha sido una parte muy importante en el origen y desarrollo de la Bienal. Comprobé en carne propia con mis compañeros Pepe Puga y Rafael Ramirez lo que era mantener una galería de arte dedicada a la fotografía en los años ochenta. Por eso y echando la vista atrás y viendo todo el camino recorrido es justo reconocer el trabajo de aquellos que con sus esfuerzos han servido para consolidar esta bienal como el evento más importante del país después de PHE. Es un éxito ofrecer esta programación de calidad en estos tiempos y con la que está cayendo, y ese es su mejor aval frente a los cantos de sirena de otros sectores que no ofrecen propuestas sólidas y serias. Hasta el 17 de Mayo podréis disfrutar de esta interesante bienal y de una ciudad muy especial.

Exposición de Gervasio Sánchez en la Bienal de Córdoba

Exposición de Gervasio Sánchez en la Bienal de Córdoba

Exposición Polaroid Gigante 50x60 del CAF - XIV Bienal de Córdoba

Exposición Polaroid Gigante 50×60 del CAF -
XIV Bienal de Córdoba

Dionisio González ©

Dionisio González ©

2015-04 CLASE MAGISTRAL CON RAFAEL ROA. Dentro de los actos de la XIV Bienal de Córdoba pude asistir a un acto organizado dentro del evento llamado "UN FOTÓGRAFO ENTU MESA", dónde Rafael Roa impartió una clase supervisando todos los porfolios de los asistentes. Con Pepe Gálvez

2015-04 CLASE MAGISTRAL CON RAFAEL ROA.
Dentro de los actos de la XIV Bienal de Córdoba pude asistir a un acto organizado dentro del evento llamado “UN FOTÓGRAFO ENTU MESA”, dónde Rafael Roa impartió una clase supervisando todos los porfolios de los asistentes. Con Pepe Gálvez