Vicky Gómez Lavín, directora de Pi - Art Warehouse

Vicky Gómez Lavín, directora de Pi – Art Warehouse

Vicky Gómez Lavín es la directora de la galería de arte on-line Pi-Artwarehouse enfocada fundamentalmente a la promoción de fotógrafos cubanos o de aquellos que sus temáticas esta incluida Cuba. Tuvimos una entrevista con ella en la que nos habla de su proyecto.

¿Qué es www. pi-Artwarehouse.com?
Es una galería de arte fotográfico original. Un lugar de encuentro  donde se da a conocer el trabajo de artistas a los amantes de la fotografía en todo el mundo.  Un sitio on line, donde se exhiben, promueven y venden obras originales  certificadas y seriadas en ediciones limitadas de autores españoles y cubanos.
¿Qué le impulso a crear   www. pi-Artwarehouse.com?
Mi vida profesional se ha centrado siempre en el sector audiovisual desde el punto de vista artístico  y  también empresarial, así que  pi-Artwarehouse.com es la combinación de ambas facetas. A todo esto he añadido el gran  soporte positivo que ofrecen las tecnologías de la información y la comunicación .
¿Parece tener claro que  actualmente el mundo del arte está unido al de las TIC?
No lo entiendo de otra manera. Es más, no creo que hoy en día haya duda de los beneficios que el uso de las redes sociales, Internet, el comercio electrónico, ejercen en el mundo del arte.  Esto repercute positivamente en los artistas y también en los consumidores de arte, que somos todos.  Ellos, los artistas, se dedican a crear, es lo suyo, y después todas estas plataformas trabajadas desde el rigor,  permiten dar a conocer su obra a escala mundial  en cuestión de segundos.
Su primer proyecto tiene una gran conexión cubana ¿por qué?
Personalmente esta conexión empezó hace 100 años cuando mi familia española llegó a la isla. Yo misma  nací en la Habana y después crecí en España. Con “La Habana 360º”  se pretende recuperar a través de la fotografía de autor  ese puente invisible pero firme que une a ambos países y sí, todo parte de un impulso o necesidad personal.
 ¿Cuáles son los próximos pasos?
Seguir abriendo  un mercado del arte fuera del mercado del arte tradicional, al  tiempo que divulgamos la obra fotográfica de nuestros artistas , para que esta forma de expresión  cada vez vaya  adquiriendo mas valor dentro del arte contemporáneo.
En su web podéis encontrar toda la información de los autores que representa y su contacto.

Gente de Madrid Jesús León y Rafael Roa © 2014

Gente de Madrid
Jesús León y Rafael Roa © 2014

Después de cinco meses de intenso trabajo junto a Jesús León hoy sale a la venta “Gente de Madrid” editado por Anaya Multimedia. En el mes de abril Jesús León me propuso hacer este proyecto, y los dos nos embarcamos en el desafío de en cinco meses tener acabada una pequeña muestra social de como somos los que formamos parte de esta ciudad. Es nuestra visión sobre la ciudad de Madrid a través de las miradas de todos los que vivimos en ella. Doscientas sesenta y ocho páginas de retratos muestran la diversidad de los madrileños. Jesús como sevillano aporta esa mirada fresca y diferente del visitante que poco a poco va descubriendo esos matices que la ciudad tiene. Yo soy un “gato” y me une una relación afectiva con esta ciudad.

Han sido un tiempo de trabajo intenso, de ilusión, de emociones contrapuestas y pasión, para conseguir que al final os podamos ofrecer este libro. Muchas anécdotas y kilómetros andados por la ciudad y muchas horas de trabajo frente al ordenador han sido necesarias para la realización de este proyecto. La complicidad, la generosidad de todos aquellos que han querido formar parte de Gente de Madrid ha sido fundamental para que ahora tengamos sus miradas y emociones en este libro. La fugaz relación que hemos establecido con las personas que hemos fotografiado ha sido quizás la parte más gratificante de este viaje. Hemos recorrido la gran mayoría de los barrios de la ciudad intentando encontrar esa diversidad que la ciudad tiene.

Un viaje compartido con amigos que desinteresadamente se han unido a este proyecto como Chema Sanmoran que ha grabado y realizado los vídeos de promoción del proyecto y el documental que pronto podréis ver en nuestra web. Mi amiga Belén Cano me ha ayudado a bucear en el barrio de Salamanca y el pueblo de Vallecas. Javier Agueda, amigo y excelente fotógrafo, y coordinador del grupo Alpha de Sony que siempre a estado al corriente de esta historia y me ha apoyado con los medios necesarios para trabajar cómodamente.
Para mi lo mejor ha sido esa relación efímera y espontánea que ha ido surgiendo en cada retrato. Las emociones personales y las muestras de afecto espontáneas que me han regalado los madrileños para que yo las fotografiase. Gente de Madrid intenta aportar una mirada positiva frente a la realidad de los dramas sociales e injustos que todos los fotógrafos de esta ciudad venimos reflejamos en nuestro trabajo diario. Hoy sale a la venta este libro, lo tendréis en todas la librerías y también lo podéis adquirir en Amazon. Y también estrenamos la web de Gente de Madrid en la cual y a partir de hoy estará toda la información de los eventos y noticias relacionados con el mismo.

¡Gracias a todos los que han querido formar parte de Gente de Madrid!

Gente de Madrid Jesús Leon y Rafael Roa © 2014

Gente de Madrid
Jesús Leon y Rafael Roa © 2014

 

Rafael Roa © 2012 Still de vídeo - Last Dance

Rafael Roa © 2012
Still de vídeo – Last Dance

Enfrentarse con los sueños perdidos, abrir esa fuente de sensaciones y sentimientos que habíamos encerrado para que no provocasen más heridas, es un desafío no apto para cobardes. Los paraísos perdidos siempre quedan en nuestro subconsciente, aletargados formando parte de nuestras derrotas personales, y permaneciendo nítidos en las fotografías de hicimos para retener los instantes efímeros de la vida. Imágenes, sonidos, palabras y música que forman parte de esos recuerdos que se precipitaron por el abismo muriendo en la playa como un náufrago agotado.

El paisaje, afirmó Pilar Pequeño en su clase magistral del PIC.A es una creación cultural. Es una selección de cada sujeto de la belleza de la naturaleza lo más cercana a la idea del paraíso personal de quien los realiza. Es una metáfora de un ideal soñado para habitar felizmente. El paisaje de la piel nos dirige a nuestros sueños y deseos sobre las texturas del cuerpo que es el objeto de nuestras pasiones. Desear habitar eternamente esos poros de la piel que amamos es dirigirse hacía el precipicio de lo efímero que nos derrota siempre. La piel amada, deseada y perdida nos daña de igual forma que los sueños no cumplidos y nos sumerge en la angustia que el tiempo provoca sobre nosotros. Las fotografías de esos momentos nos provocan la zozobra interior de esos recuerdos que vuelven materializados en esos objetos que nos muestran como fuimos tiempo atrás. El tiempo siempre gana la partida y la memoria nos envía de nuevo hacia el abismo.

Rafael Roa © 2014 Taller de Desnudo, 13-14 de Diciembre / Madrid

Rafael Roa © 2014
Taller de Desnudo, 13-14 de Diciembre / Madrid

Rafael Roa © 2014 Untitled 2 / Sony a7R

Rafael Roa © 2014
Untitled 2 / Sony a7R

Me voy a dormir con la mala noticia de la muerte de Lucien Clergue, no era bueno empezar el fin de semana así. Tuve ocasión de fotografiarle el pasado mes de mayo. Uno de los grandes fotógrafos del desnudo, padre de los encuentros de Arlés y con una vinculación intelectual con las vanguardias nos deja a la edad de ochenta años. Una edad estándar para morir. Peter Greenaway ha pedido que lo desconecten a esa edad pues piensa que ya no se puede hacer un trabajo intelectual serio, y parafraseando a Woody Allen: “cuando empiezas a babear te sitúan al final de la sinagoga”. El tiempo actúa como la espada de Damocles sobre nosotros, nos advierte de nuestra insignificancia y nos coloca en la un punto de vista sobre la vida que nunca debemos perder. Diferenciar lo esencial de todas aquellas cosas, actos y relaciones evitables que debemos filtrar en nuestras vidas. Las miserias cotidianas nos deben de servir para afianzarnos en ese punto de vista serio y reflexivo sobre todo lo que nos rodea. Compartir como un acto generoso para evitar la estupidez ignorante que nos invade y buscar los silencios profundos y duraderos.

Al final sólo queda el vacío infinito y profundo, nuestros allegados limpiaran nuestras posesiones prescindibles que hemos acumulado durante años. No hay acto más triste que visitar una casa en la cual los que la habitaban no volverán jamás, o han muerto o ya están en la sala de embarque para ese viaje final. Sólo nos quedan las fotografías, aquellos positivos en papel baritado que guardamos en algunas cajas con la herencia fotográfica de nuestros padres. Las fotos de familia, la memoria que muchos arrojan a los contenedores de basura igual que los políticos han permitido la destrucción de las ciudades, la perdida de ese patrimonio cultural que ha sido pasto de las piquetas. Los teatros abandonados y las ruinas de Magerit enterradas en un aparcamiento. Y ahora estoy hablando de Madrid.

Lucien Clergue ©

Lucien Clergue ©

Lucien Clergue ©

Lucien Clergue ©

Lucien Clergue ©

Lucien Clergue ©

Rafael Roa © Lucien Clergue hoy en Las Ventas inaugurando su exposición "60 Años En Las Plazas Toros"

Rafael Roa © Lucien Clergue hoy en Las Ventas inaugurando su exposición “60 Años En Las Plazas Toros”

Rafael Roa © 2014 Untitled, Sony a7R

Rafael Roa © 2014
Untitled,
Sony a7R

Transitar entre la melancolía y el olvido, organizar el tiempo que resta para no perderlo entre la huida y el abandono. Buscar las huellas del pasado y mezclarlas con los nuevos mapas para aislarse del hedor cotidiano. Pequeños desafíos personales que me hagan olvidar del caos colectivo. Reflejar en imágenes los sueños y las ideas que me ayuden a paliar las realidades de los dramas diarios. La nada ante lo terrible, y elegir el olvido ante la melancolía de la perdida y las derrotas.

Buscar un océano personal en las palabras y los pensamientos que otros han dejado como guías para sobrevivir a los naufragios. No polemizar ni con la estupidez ni con la ira de aquellos que creen que el mundo no da vueltas sin su presencia. Huir de los debates absurdos, y evitar perder el tiempo, ese tesoro más valioso que tenemos y no apreciamos lo suficiente. Elegir el misterio de las sombras ante la deslumbrante evidencia de la luz y el silencio como terapia contra las palabras sin contenido. Disfrutar de las imágenes de aquellos que me llevaron a vivir necesitando fotografiar como medio de comunicar las ideas y mi visión de lo cotidiano, en definitiva alejarse de todo lo que nos daña y nos distrae. Todo es efímero, incluso los pequeños instantes en los que creemos que nuestro pequeño paraíso será eterno.