Rafael Roa © 2014 Edificio España, Madrid

Rafael Roa © 2014
Edificio España, Madrid

Ha cerrado el Café Comercial, sus propietarias han decidido no seguir con el negocio. Es una verdadera pena, después de 128 años era un símbolo de la ciudad. Varias generaciones han disfrutado de ese lugar que ha formado parte de sus vidas. Muchos momentos hemos vivido allí y con conocidos nos hemos cruzado en su puerta giratoria, en ese trepidante ir y venir que daba vida a ese lugar. Madrid sigue en ese proceso de perdida de su identidad, durante muchos años la especulación ha destrozado la ciudad y su historia. La Gran Via resiste a duras penas y ha sido atacada por la construcción de edificios que no tienen nada que ver con la arquitectura original de esa calle. Después de la época dorada de los cines y los grandes telones anunciando sus películas resiste mal a esa avalancha de tiendas en edificios emblemáticos. Los cines cerrados, tapiadas sus puertas con ladrillos.

Ahora unos chinos quieren cepillarse el Edificio España, sede del hotel Plaza en los años sesenta. Los turistas alquilaban coches con conductor en la parada de la calle de los Reyes. Los Cadillacs, Jaguar, y los modestos Seat 1400 recogían a los turistas en la puerta del hotel. Madrid resistía a esa destrucción moral y física que la dictadura ejercía sobre los ciudadanos. Ya había comenzado la eliminación sistemática de los palacetes del paseo de la Castellana. El Teatro Albéniz es otro lugar de la cultura madrileña que se encuentra en estado de coma, abandonado a un futuro incierto como esos cines de la Gran Via. Madrid se muere lentamente si no lo evitan. Caminar por el centro y ver tiendas tradicionales cerradas y en un deterioro constante de las fachadas recuerdan al comienzo del fin de la Habana vieja. Me duele la destrucción de esta ciudad y la perdida de lugares que han formado parte de nuestra vida. Tengo envidia sana de ciudades como Praga que mantienen intacto todo su casco histórico. Defender la historia frente a los especuladores, de esa forma se conserva la memoria colectiva.

Rafael Roa © 2014 Teatro Albéniz, Madrid

Rafael Roa © 2014
Teatro Albéniz, Madrid

Mária Švarbová © De la serie God's mirror

Mária Švarbová © De la serie God’s mirror

Mária Švarbová (1988, Slovakia) es una joven que se licenció en Conservación, Restauración y Arqueología y que desde el 2010 se dedica a la fotografía. Recientemente ha firmado un contrato con Vogue USA. En poco tiempo ha conseguido una estética muy personal. Su obra se acerca al mundo de los sueños y las metáforas visuales, mostrando mundos llenos de artificialidad, con un tratamiento de color en tonos pastel y una iluminación carente de contraste. La experimentación, la búsqueda y el trabajo continuo conducen a la obtención de obras con un estilo propio. Podéis ver en la web de esta fotógrafa todas sus series.

Mária Švarbová © de la serie swimming pool

Mária Švarbová © de la serie swimming pool

Mária Švarbová © de la serie Healthy teeth, Good mood

Mária Švarbová © de la serie Healthy teeth, Good mood

Mária Švarbová © de la serie Butcher /Anna and the Adults/

Mária Švarbová © de la serie Butcher /Anna and the Adults

Mária Švarbová © de la serie Forgotten

Mária Švarbová © de la serie Forgotten

 

Christian Rodríguez © PREMIO PHOTOESPAÑA OJODEPEZ DE VALORES HUMANOS 2015 POR LA SERIE ‘UNA FLOR MIXE’

Christian Rodríguez © PREMIO PHOTOESPAÑA OJODEPEZ DE VALORES HUMANOS 2015 POR LA SERIE ‘UNA FLOR MIXE’

Christian Rodríguez (1980, Montevideo, Uruguay) ha ganado el premio PHE Ojo de Pez de Valores Humanos 2015, por su serie “Una Flor Mixe”.

El proyecto ha sido realizado en la comunidad Mixe de Maluco, un pequeño pueblo al norte del Istmo de Tehuantepec de Oaxaca, y aborda el embarazo adolescente y el abuso sexual doméstico en América Latina a través de la figura de Gloria, una niña de 13 años miembro de esta comunidad. El trabajo está premiado con 2.000 euros, será objeto de una exposición itinerante en los centros FNAC de España y Portugal entre septiembre de 2015 y junio de 2016, y formará parte del número que OjodePez dedica cada otoño al certamen y que se publicará en septiembre.

El jurado encargado de conceder el Premio PHotoEspaña OjodePez de Valores Humanos 2015 ha considerado en el fallo del galardón que «Christian Rodríguez documenta de forma poderosa el embarazo adolescente y el abuso sexual doméstico con un toque delicado y poético, a través del retrato respetuoso de Gloria. Los elementos simbólicos, la historia que subyace detrás de las imágenes, los susurros y su melancolía sutil hablan de una tragedia todavía muy extendida en la región causado directamente por la ignorancia, la desigualdad de género y la pobreza». Gloria Rafael Valentín (13 años) pertenece a la comunidad mixe de Maluco, un pequeño pueblo al norte del Istmo de Tehuantepec de Oaxaca. Gloria, quien vive con su madre y 8 de sus 10 hermanos, entre los 4 y los 20 años de edad, se convirtió en madre a los 12 años, víctima de los constantes abusos sexuales cometidos por su padre, quien también atacó a dos de sus hermanas.

La casa donde viven solo tiene una habitación en la que todos duermen distribuidos por el suelo y dos hamacas. Al lado de su casa hay otra habitación que sirve como cocina y almacén y donde preparan tortillas y frijoles. Cada día, los más jóvenes de la familia van a la aldea para asistir a la escuela, mientras que Gloria, Guadalupe (su hermana de 17 años de edad y embarazada de seis meses) y su madre se quedan en casa cocinando “totopos”, (pequeñas tortillas de maíz cocidas en horno de leña), desde la madrugada. 

Christian es profesor de Efti, y el organizador del Festival Internacional de Fotografía San José Foto. Publica habitualmente sus trabajos en medios de todo el mundo.

Christian Rodríguez © PREMIO PHOTOESPAÑA OJODEPEZ DE VALORES HUMANOS 2015 POR LA SERIE ‘UNA FLOR MIXE’

Christian Rodríguez © PREMIO PHOTOESPAÑA OJODEPEZ DE VALORES HUMANOS 2015 POR LA SERIE ‘UNA FLOR MIXE’

Miyako Ishiuchi ©  El Vestuario de Frida Kahlo

Miyako Ishiuchi ©
El Vestuario de Frida Kahlo

Miyako Ishiuchi (1947, Nitta District, Gunma, Japón) expone en la galería londinense Michael Hoppen hasta el próximo 12 de julio las fotografías del vestuario de la artista Frida Kahlo. Después de la muerte de Frida en 1954 su esposo, el pintor Diego Rivera guardo todas sus pertenencias en un cuarto de baño de la casa azul, ordenando que no se abriese en quince años. La habitación no se abrió hasta el año 2004 y Miyako Ishiuchi fue invitada para fotografiar las pertenencias de la artista. Estás imágenes formaron parte de la exposición de las pertenencias de Frida que se celebró en Ciudad de México y fue comisariada por Circe Henestrosa. Miyako Ishiuchi ha reflejado en su obra los restos de las personas que perdieron la vida en Hirosima por la bomba atómica fue el inicio del uso de las armas nucleares. Estos restos son parte de sus huellas, restos del naufragio personal de cada sujeto. La fotografía, en este caso documenta esos objetos y los transforma en una referencia visual para la historia.

Miyako Ishiuchi © El Vestuario de Frida Kahlo

Miyako Ishiuchi ©
El Vestuario de Frida Kahlo

Miyako Ishiuchi © El Vestuario de Frida Kahlo

Miyako Ishiuchi ©
El Vestuario de Frida Kahlo

Miyako Ishiuchi © El Vestuario de Frida Kahlo

Miyako Ishiuchi ©
El Vestuario de Frida Kahlo

Miyako Ishiuchi © El Vestuario de Frida Kahlo

Miyako Ishiuchi ©
El Vestuario de Frida Kahlo

Luis González Palma © 2014

Luis González Palma © 2014

Luis González Palma (Ciudad de Guatemala, 1957) presenta una retrospectiva de su obra que podremos ver en la Fundación Telefónica hasta el próximo 18 de octubre, y forma parte de la sección de PHE 2015. La exposición consta de unas 70 obras y ha sido comisariada por Alejandro Castellote. Esta muestra refleja el trabajo de este artista desde 1988 a 2015 y supera el aspecto formal de la fotografía, otorgando a su obra un caracter tridimensional y adentrándose en la instalación fotográfica. A comienzos de los años ochenta, Palma nos muestra las diversas miradas de las etnias de su país con referencias a la historia, la colonización, y referencias visuales a la iconografía popular. A partir de los años noventa se sumerge en la intimidad personal y la iconografía de su mundo onírico, usando las metáforas visuales para expresar su interior más emocional. El uso de procedimientos antiguos de la fotografía y la pintura le ha llevado en los últimos años a la realización de una obra diferenciada en relación con otros artistas. Ha creado su propio mundo narrativo, emocional y estético.

En su última etapa, experimenta con la abstracción interviniendo fotografías antiguas y nuevas a través del uso de figuras geométricas y de color que recuerdan al concretismo y neoconcretismo brasileño. A propósito de esta práctica, comenta González Palma: “El negativo fotográfico es materia de deseo y, por tanto, no es inmóvil ni resistente, está disponible para potenciales metamorfosis. He vuelto a retomar negativos que hice en el pasado desde esta perspectiva, todavía tienen algo que dar a pensar”.

Luis González Palma © 2007 Variación 5. De la serie Jerarquías de la Intimidad. La Anunciación

Luis González Palma © 2007
Variación 5. De la serie Jerarquías de la Intimidad. La Anunciación

Luis González Palma ©

Luis González Palma ©

Luis González Palma ©

Luis González Palma ©

Luis González Palma ©

Luis González Palma ©